viernes, 23 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2012!

Ya con espíritu navideño y prevacacional pues oficialmente no trabajo hasta el 2 de enero del año próximo, me siento con el ánimo ideal para desearos una Feliz Navidad y un generoso 2012.

Que este año sí llevemos a cabo nuestros propósitos - que, por si no os habéis parado a pensar, siempre son los mismos, porque nunca los cumplimos y porque por eso mismo siempre se llamarán propósitos - y que las profecías se equivoquen y no se acabe el mundo, por mucho que en ocasiones lo parezca.

Que lo paséis muy bien y que disfrutéis de buena compañía y agradables momentos. Que os traigan muchas cosas los Reyes Magos. Y que sigamos en contacto por el ciberespacio.

Un saludo a todos, Lola.

viernes, 16 de diciembre de 2011

CAPERUCITA EN MANHATTAN. cARMEN mARTÍN gAITE

La caperucita de esta historia es Sara Allen, una niña a punto de cumplir 10 años que vive en el barrio de Brooklyn y que todos los sábados por la mañana, acompaña a su madre hasta Manhattan para visitar a su abuela y de paso, limpiarle un poco la casa y llevarle la especialidad repostera de su madre, la tarta de fresa. Vivian Allen trabaja en una residencia de ancianos y al mismo tiempo ejerce de madre sobre protectora, Sara no puede salir sola de casa, no puede soltarse de la mano de su madre desde que salen por la puerta de casa hasta que llegan al destino, no puede parase a mirar escaparates y no puede parase a mirar la cara de los otros pasajeros del metro. Samuel Allen es fontanero y muy crítico con su mujer respecto de su visión un tanto pesimista de la vida en general. Sara es una niña risueña y contundente, a la que le gusta leer, dibujar e inventar palabras y que sueña con la Libertad.

Su abuela Rebecca, la que fuera en su día Gloria Star, vive en el barrio de Morningside con su gato Cloud y digamos que tiene una actitud hacia la vida bastante más relajada de la que pueda tener su hija. Le gusta bailar, escuchar música y tocar el piano, aunque a oídos de Sara no lo haga muy bien. Nunca le ha importado nada más que el hecho de vivir según sus principios, según sus sueños.

Y creo que ya sólo falta el lobo. Edgar Wolf, descendiente de pasteleros, es el dueño de la pastelería más importante de Nueva York, el Dulce Lobo. Un hombre soltero y cascarrabias, con dinero, pero obsesionado con el trabajo y que no sabe disfrutar ni de la vida ni del amor.

Hasta aquí podría pasar por una simple adaptación moderna de la Caperucita roja tradicional, o eso pensaba yo hasta que aparece al figura de Miss Lunatic, una anciana mendiga que vaga por las calles de Manhattan arrastrando un antiguo carrito de bebé y que para mucho es más una leyenda. Miss Lunatic vive para los demás, se relaciona con la gente con la que se cruza por la calle, los escucha, trata de mediar en los enfrentamientos callejeros, siempre por la noche. Su espíritu es limpio, fuerte, luchador.

En cuanto a la trama, nada concreto que merezca la pena reseñar, sí que hay una de fondo pero da más la sensación de un conjunto de anécdotas aisladas fruto del cruce de los distintos personajes. Y sí que me gustaron más unas que otras. Pero la sensación general después de la lectura es la de novela montaña rusa, tanto en lo referente a la historia como respecto a los personajes, es decir que tan pronto es emocionante y entrañable, incluso divertida, como al momento es absolutamente aburrida, y todo eso sin darte apenas cuenta. El estilo sí que me gustó, a modo fábula, y supongo que incluso con moraleja pero creo que me cuidaré muy mucho de recomendarla.

Si hay algo con lo que me quedo es la forma en que enseña, por un lado, que desear mucho una cosa puede no ser bueno porque cuando se consigue es posible que asuste y paralice, hay que saber hacerle frente, no tener miedo a lo desconocido pues en ese caso no seríamos capaces de poner un pie delante del otro - Y no olvides una cosa- le dijo Miss Lunatic-. No hay que mirar nunca para atrás. En todo puede surgir una aventura. Pero ante las ansias de la nueva aventura hay como un miedo por abandonar lo anterior. Plántale cara a ese miedo. Página 158 - Y, por otro lado, aunque más difícil, que para poder disfrutar realmente de lo que la vida nos ofrece, en muchas ocasiones, es necesario dejar de un lado lo material. Muchas veces lo que más satisface en la vida diaria son las cosas que no se pueden ver o tocar, los sentimientos, los gestos, la compañía. Hay que saber disfrutar de todas esas cosas. - Las gentes que tienen miedo a lo maravilloso deben verse continuamente en callejones sin salida, Mister Wolf, página 169 -

Un saludo, Lola.

P.D: Me quedo con esta frase, aunque no estoy muy segura de si me gustaría experimentar sus implicaciones en la vida real.

A quien dices tu secreto, das tu libertad, nunca lo olvides, Sara. Página 151.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

LA FRASE DEL DÍA

Recordó que su padre le había dicho que cuando caían los ángeles, caían angustiados, porque habían visto en su día el rostro de Dios y jamás volverían a verlo.

Página 69. Cazadores de sombras. Ciudad de los ángeles caídos. Cassandra Clare.


Supongo que es una frase que explica a la perfección la angustia que uno puede llegar a sentir sabeedor de que su amor es imposible o de que nunca volverá a ver al amor de su vida, o no debería porque su amor es cósmicamente erróneo.

viernes, 9 de diciembre de 2011

ZARKANA

Ya dije que tenía más cosas que contar - vaya agenda más apretada, eh Vanesita -. Y aunque no sea sobre los temas habituales, el primero y su entrada en el blog ya sentaron precedentes. Ayer fuimos a Zarkana, teníamos las entradas creo que desde hace un mes, bueno, en realidad estoy segura, era 8 de noviembre cuando las compramos. Tenía muchas ganas de verlo después de Corteo y es difícil de explicar pero aún ahora, no me abandona la rara sensación con la que salí del Madrid Arena. El Circo del Sol nunca defrauda, eso es tan cierto como que la Tierra es redonda y gira alrededor del Sol, me volví a emocionar, estuve un par de veces al borde de las lágrimas, me reí mucho... pero es que lo que sentí cuando vi Corteo, no lo he vuelto a sentir con Zarkana. Puede que sea el primero que uno presencia el que marque para siempre?, el que ponga el listón tan alto que ningún otro pueda superarlo?. Incluso ahora vuelvo a ver el vídeo de Corteo y me entran ganas de viajar a donde quiera que lo estén representando en estos momentos para volver a verlo. Con esto no quiero desanimar a aquellos que estén pendientes de este evento. Seguro que lo disfrutaréis mucho.

Zarkana también tiene su encanto, es misterioso y bastante siniestro, creo que la historia es un poco surrealista, siempre me pasa, - se puede decir siempre cuando sólo han sido dos veces? -, que por no querer ir con todo sabido prefiero no leer nada al respecto y luego no me entero de nada, menudo desastre. En este caso, somos testigos de la historia de Zark, un mago que ha perdido sus poderes y el amor de su vida. Zark intentará recuperarla pese a que cuatro sirenas monstruosas traten de impedírselo. Creo que esté trata de ser bastante visual, al menos los efectos de imagen son increíbles, la música en directo genial, las voces de los cantantes difíciles de olvidar, siempre las eligen poco usuales, y el vestuario y puesta en escena una pasada.



Me quedo con el número final. Impresionante. Muy bueno.


Y algo que siempre me pasa y me da mucha rabia, primero, que cosas tan difíciles de hacer resulten tan sencillas hechas por esta gente, al comenzar la actuación deberían poner eso de no intenten hacerlo en sus casas, y segundo, que durante todo el rato tengo la sensación de estar perdiéndome algo porque hay tanta gente en el escenario y todos haciendo algo, lo que sea, que como te pares a mirar a uno te pierdes lo que hace el otro.

Parece que Corteo aún tiene efecto en mi persona. Un saludo, Lola.

jueves, 8 de diciembre de 2011

AMANECER. PARTE 1

Anoche vimos la última entrega de la Saga Crepúsculo, después de salir del trabajo y aprovechando la festividad del día siguiente - día igual de ajetreado, ya os contaré, porque, claro, había que aprovechar dicha festividad -. Así a grandes rasgos, he de decir que la película me gustó. El triángulo se mantiene en la misma línea, un tira y afloja agotador, ella con la misma sangre en las venas de siempre - permitidme el chiste fácil - y ellos igual de cursis y empalagosos - es cuestión de gustos -. Pero es entretenida, la falta de hechos se sobrelleva bastante bien con varias situaciones cómicas - véanse, los discursos de brindis de la tan esperada boda o el momento en que se desvela en nombre elegido para la criatura - y otras no tanto en lo que se refiere a las luchas de poder dentro de la manada de lobos, sinceramente las partes que más me gustaron. Si hay algo que alabo de los últimos directores - no estoy muy puesta pero igual es el mismo en las últimas entregas, sé que hubo rollos raros con ese tema - es su buen hacer en cuanto a efectos especiales, sobre todo en las transformaciones de los hombres lobo, que no tanto en las habilidades de los vampiros que siempre me resultan artificiales, me parecen bastante bien logradas para las chapuzas que se ven en otras pelis. Y muy bueno el maquillaje de esta entrega. En realidad, lo mejor.

Apenas entro a valorar si la adaptación respecto del libro es acertada y mira que me gustaría, en general supongo que sí pues no encontré nada extraño, el caso es que no sé qué me pasa últimamente que tengo la sensación de no retener o igual es que hace tiempo que leí el libro - espero que sea lo segundo -, pero juro que había partes que no recordaba. Lo más alarmante es que mis acompañantes aseguraban que sí. Si esto continúa tendré que hacérmelo mirar.

Un saludo, Lola.

Aviso para futuros espectadores porque para los que ya la vieron no tiene remedio: la película no acaba con los créditos. No sé a quién se le ocurrió la brillante y desconcertante idea de incluir unas interesantes escenas después de los mismos. Es caso es que ahí estábamos media sala, la otra media debía ir por el aparcamiento de los cines, de pie en las escaleras de bajada, con los abrigos puestos, viendo es última última parte. Así que no tengáis prisa.

P.D: La vuelta fue terrible, espeluznante diría yo, pues había unos bancos de niebla en la carretera que yo jamás, en mi corta vida, había visto. Casi puedo decir sin exagerar que los que íbamos en el asiento de atrás no alcanzábamos a ver a los de los asientos de delante. Vale, quizá esto no pase de un simple fenómeno meteorológico, pero cuando acabas de ver el tráiler de La mujer de negro, estas cosas se ven desde otro punto de vista.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

FLAVIA DE LOS EXTRAÑOS TALENTOS. ALAN BRADLEY

Todo comenzó una tarde como podría ser esta misma pero hace un par de semanas, cuando cierta persona y yo acabábamos de terminar el libro que estábamos leyendo. Bien es verdad que cada una ya había empezado otro por su cuenta aunque sospecho que sin mucho entusiasmo, por su parte y por la mía, así que tampoco nos costó mucho decidirnos. Esta novela me apetecía desde hacía bastante tiempo y, casualidades de la vida, Vanesa también tenía a Flavia en casa. Se nos ocurrió leerla juntas.

La protagonista de esta historia es la joven Flavia, que ya a su corta edad, sólo cuenta con once años, es conocedora de todos los secretos que esconde la química gracias a que un día descubriera el laboratorio de su ya desaparecido tío Tar. Los venenos son su pasión, su debilidad. Flavia vive en Buckshaw, un caserío situado en una zona indeterminada de Inglaterra que pertenece a su familia desde hace décadas, junto a sus hermanas Ophelia y Daphne, más preocupadas por la literatura y la belleza personal y con las que no es que se lleve especialmente bien, su padre el Coronel De Luce, amante de los sellos desde niño pero siempre ausente, en especial después de la desaparición de su mujer, Dogger, el ahora jardinero, pero antes chofer y antes asistente personal del coronel, y la cocinera, la señora Muller, apreciada por la familia aunque no por su mano con las tartas y dulces en general.

En este entorno idílico la vida pasa con absoluta tranquilidad para los habitantes de Buckshaw entre sellos, tartas de crema y vasos de precipitados, hasta que una mañana, aparece un pájaro muerto en el umbral de la puerta de la cocina con un sello ensartado en el pico provocando un misterioso estado de ansiedad en el Coronel. La cosa se complica cuando no es lo único que aparece muerto. A la mañana siguiente Flavia descubre en el jardín de la casa, el cadáver del mismo hombre que horas antes discutía con su padre en su estudio. Flavia está dispuesta a esclarecer todo lo ocurrido haciendo uso de sus conocimientos y de su ingenio, ambos apabullantes, incluso aunque tenga que actuar a la sombra del inspector Hewitt.

Una lectura totalmente recomendable aunque sólo sea por el gusto de descubrir a la joven De Luce que tanto dicen que se parece a su madre. Flavia es astuta, hábil, inteligente y lógica, muy divertida e ingeniosa, también generosa y considerada. Me encantan las constantes alusiones que se hacen a personajes literarios y de la época, a la música, y algo que me pareció curioso y que me tuvo muy intrigada durante toda la lectura, son las continuas comparaciones que la protagonista hace en sus narraciones, comparaciones prácticas pero impensables. Hay una conversación que mantiene con el inspector al final de la novela que me gustó especialmente y todas las situaciones en las que estén implicadas las tres hermanas son geniales. Una novela muy bien ambientada en los años 50 ingleses que consigue alegrarte el día, entrañable y conmovedora al mismo tiempo, instructiva en ciertos aspectos químicos, - venenos, antídotos, ciertos olores y sabores…, uno nunca sabe cuándo podría necesitar este tipo de conocimientos -, y curiosa en lo relativo al mundo del sello, hay un par de capítulos sobre la historia de este pequeño pedacito de papel y relacionados con un sello en concreto, - bueno con dos, los otros protagonistas de la historia, que al parecer no existen realmente pero que ilustran esta afición a la perfección -, que resultan cuanto menos interesantes.

La verdad es que no podría decir nada negativo sobre esta novela ni aunque me lo propusiera, es una pequeña joya que podría o debería entrar en la lista de imprescindibles. Estoy segura de que Flavia me acompañará por mucho tiempo.

Un saludo, Lola.

P.D: la experiencia del club de lectura: muy buena, todo es más divertido a la par que instructivo cuando lo puedes compartir sin miedo a destripar la historia.

P.D.2: Este fue el primer sello de la historia, el Penny Black, que costaba un penique y en el que aparecía la efigie de la reina Victoria, se puso en circulación en 1840. Según cuenta la leyenda, todo ocurrió en una taberna mientras uno de los huéspedes era testigo de un desagradable incidente. La posadera se veía obligada a devolver la carta de unos parientes por no poder pagar el coste del envío, pero lo que ocurría en realidad es que era una especie de código secreto, cada una de las líneas del sobre estaba escrita por cada uno de los miembros de la familia, de tal manera que si aparecían todas significaba que todos sus parientes estaban bien y no tenía que asumir los costes del envío que por aquel entonces asumía la persona que recibía la carta.

Y este sello me gustó y sorprendió especialmente encontrarlo, lo pongo en homenaje al Coronel De Luce, él sabe por qué. Es una agachadiza.

lunes, 21 de noviembre de 2011

LA FRASE DEL DÍA

Tenía la cara tan arrugada como esas manzanas olvidadas que de vez en cuando se encuentra uno en el bolsillo del abrigo que llevaba el invierno anterior.

Página 76. Flavia de los extraños talentos. Alan Bradley.



Eso me recuerda que llevo una de esas en el bolso desde hace cuatro días.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

DINERO FÁCIL. Jens Lapidus

Pues después de la trasnochada, ayer terminé la primera entrega de la Trilogía Negra de Estocolmo, claro que hoy me ha costado la vida levantarme, en fin... los excesos se pagan.

Antes de nada, lo primero que me gustaría decir es que me siento algo decepcionada pues lo que la trasera promete de esta novela, no es lo que uno se encuentra en realidad, claro que con esto no digo que no me haya gustado la historia pero veréis, cuando leí “La enigmática desaparición de Camilla, la hermana mayor de JW, será el nexo de unión de sus tres vidas y el desencadenante de un deseo de venganza con un denominador común.”, inmediatamente pensé que la trama se centraría en el esclarecimiento de los aspectos que rodearon la desaparición de la joven, que su hermano empezaría a investigar, a preguntar, que de esa manera se relacionaría con los otros dos, pero al poco me di cuenta de que todos en esta historia tienen cosas mejores de las que ocuparse. El resultado, en consecuencia, es un constante sin vivir a la espera de la página en la que empiecen a aparecer pistas sobre el paradero de Camilla. Olvidando esto por un momento, Dinero Fácil es una buena novela, entretenida, interesante y emocionante, que merece la pena tener en consideración y que merece la pena leer.

En Estocolmo el crimen organizado está dirigido por Radovan Kranjic, jefe de la mafia yoguslava, que además de controlar la venta de cocaína en la ciudad, se dedica a la extorsión, blanqueo de dinero, proxenetismo...y todo lo que uno pueda imaginar en relación con la delincuencia. Su principal perro de presa Mrado Slovovic, un hombre sin escrúpulos, obsesionado con su forma física, practica boxeo, culturismo, se atiborra de anabolizantes, no se siente orgulloso de sus actos pero está convencido de ellos porque hace lo que tiene que hacer en favor del negocio y de la organización. Pero el violento matón también tiene un lado humano, desearía ser mejor padre y disfrutar más de su hija Lovisa a la que ve poco gracias a su exmujer. Uno de sus últimos logros laborales, quitarse de en medio a un vendedor de medio pelo llamado Jorge Salinas Barrio cuando las cosas se pusieron feas ante la policía. Ahora, y tras una impresionante fuga, el patero está en la calle y está dispuesto a utilizar todo lo que ha aprendido sobre el tráfico de cocaína durante el tiempo que ha estado entre rejas para vengarse de don R. Y, por último y hasta que entre en el juego, antes deberá hacer méritos, Johan Westlud completa el reparto. JW para los amigos, un joven descendiente de familia obrera sueca, marcado por la desaparición de su hermana, pero que no está nada conforme con su posición. Sus aspiraciones van más allá, se relaciona con los hijos de las familias más influyentes del país, estudia Económicas en una buena universidad y para ello, para poder permitirse un nivel de vida que no le corresponde, las fiestas, algún tirito que otro, la ropa de marca de segunda mano, trabaja conduciendo un taxi ilegal para un árabe. Es inteligente, ingenuo quizá debido a su juventud, pero ávido de dinero rápido y fácil. Bueno, en realidad, creo que ésa es la motivación de todo el conjunto. Además de estos personajes, la novela está llena de secundarios de todas las clases, niveles sociales, nacionalidades, lo que se dice un amplio reparto.

Cosas sobre las que he pensado leyendo esta novela, la primera, no me creo que Jens Lapidus trate de mostrarnos el lado humano de estas personas, un lado humano bastante subjetivo pues sólo afecta a su familia y allegados porque qué pasa con las personas a las que amenazan, prostituyen o apalean. Segundo, no me gusta la manera en que se muestra este mundillo, que conseguir dinero de manera ilegal sea tan fácil, que no se muestren las consecuencias del consumo o el tráfico, que todo sea lujo y perversión gratuitos a costa de las circunstancias de otros. Por otro lado, me he dado cuenta de que el mundo del crimen está lleno de posibilidades, una lástima que me perdiera en todas las vueltas que da el dinero. Y algo que me ha parecido curioso, se centra sobre todo en criticar a las clases altas de la sociedad, bien es verdad que los mafiosos más rudos pertenecen a los bajos fondos, pero sus clientes son personas importantes, en ocasiones habla de la hipocresía sueca, gente que lo tiene todo en la vida pero que buscan las emociones de lo prohibido.

Dinero fácil es la obra de un joven abogado sueco, Jens Lapidus, que escribe para evadirse de su trabajo. Es su forma de que las historias y las personas con las que trata a diario no le acompañen a casa. Sabéis esa creencia popular que afirma que si expresas algo que tienes en mente, algo que no para de dar vueltas en tu cabeza, algo que te preocupa, no sé, lo que queráis, que si lo escribes es como si quedara atrapado en el papel, creo que se refiere a esa sensación de desahogo.

En su conjunto logra crear una imagen bastante completa de toda una sociedad que parece conocer bien, no se le escapan contextos, personajes o vocabulario. Como apunté más arriba es una novela muy entretenida, fácil de leer, con mucho movimiento. No es todo lo sórdida que cabría esperar, Lapidus no usa descripciones detalladas y escabrosas porque no las necesitas, apunta lo justo y necesario para que el lector, harto de cine y televisión, sea capaz de crear la imagen perfecta. Se lo puede ahorrar en una obra que resulta correcta, algo que es de agradecer. De cualquier manera y sin dudarlo me quedo con la última parte de la novela, bajo mi punto de vista, la más absorbente y la culpable de que anoche no pudiera irme a la cama sin saber el final de la historia.

Después de ésta, quedan Nunca la jodas y la recientemente publicada tercera entrega, Una vida de lujo. Difícil resistirse.

Un saludo, Lola.

P.D.: De esta novela, estrenaron en España, el pasado mes de agosto la película. Os dejo el trailer pero yo no creo que la vea, no hablan muy bien de ella.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

EL TÍTULO EN EL TEXTO

Cabían seiscientos gramos de coca en el tirador de cada maleta. Precio total en la calle: al menos tres millones. Dinero Fácil.


Página 363. Dinero Fácil. Jens Lapidus.

Eso es lo que realmente da miedo, que todo resulte tan fácil.

lunes, 7 de noviembre de 2011

VALOR DE LEY. Novela y película. Dos mejor que uno.

Me decidí a leer esta novela al saber que, dentro de la programación cultural del lugar en el que trabajo, estaba prevista la proyección de la película Valor de Ley a finales del mes de octubre. Una vez más debía hacer uso de mis influencias pero el caso merecía la pena. Tenía unas ganas enormes de ver la película de los hermanos Coen, en especial desde que descubriera que soy fan de Jeff Bridges desde que le viera en Corazón Rebelde. El caso es que miré en Internet y descubrí la novela de Charles Portis en la que se basa la película y tenía que leerla antes de que pudiera ver la peli. El libro lo compré en una de mis visitas a Madrid en una horrorosa edición de bolsillo con el cartel de la película como portada, no sé si lo he dicho antes pero odio cuando hacen eso, pero la peli me la prestan. Terminé de leer la novela el viernes y la película la vi este lluvioso fin de semana. No os podéis imaginar lo que me ha costado contenerme para no escribir esto el viernes.

Valor de ley es la historia de Mattie Ross, una joven empeñada en vengar la muerte de su padre asesinado a manos de uno sus empleados, Tom Chaney, cuando ambos se dirigían a Fort Smith para cerrar un negocio de compra de caballos. Después de hacerse cargo del entierro de su padre y de revender con destreza los caballos que había comprado, decide contratar a un comisario federal llamado Rooster Cogburn, al parecer un hombre despiadado y sin escrúpulos, para buscar y capturar al fugitivo aunque con una condición, ella le acompañará en su viaje por el Territorio, quiere ser quién le diga a Chaney los motivos de su castigo, quiere que le quede claro que se le ajusticia por la muerte de Frank Ross. Antes de partir se les une un ranger llamado LaBeuf que persigue a Chaney desde Texas donde también se le busca por el asesinato de un senador. Es en este instante cuando comienza la aventura de los tres personajes de Portis a lomos de sus respectivos caballos para hacer frente al grupo de criminales más buscado del país, la banda de Lucky Ned Pepper.

En la novela, Mattie es una niña encantadora por lo impertinente, puntillosa y cabezota que es. Es noble, valiente, lista y se le dan bien los negocios, algo que debió heredar de su padre. No está dispuesta a consentir la humillación y el ultraje al que fue sometido un buen hombre como Frank Ross y menos por parte del borracho y desagradecido de Chaney. Rooster representa la decadencia de un hombre solitario que ha vivido demasiadas cosas, se ha dedicado a diversas actividades antes de llegar al ejército federado para el que ahora trabaja. Es verdad que no tiene reparo en utilizar su revólver, pero es un hombre honrado y leal, incluso cuando está borracho. Y LaBeuf es la elegancia, la chabacanería y el porte texanos, es buen tirador y mejor jinete y por supuesto no duda en presumir de ello. La narración por parte de Mattie que es la que cuenta como ocurrieron los hechos, dirigiéndose al lector continuamente, es rápida, entretenida y con constantes alusiones a personajes de la época, como jueces, bandidos o gobernantes, y a la historia reciente del país en ese momento, en 1880. Desde su perspectiva es fácil hacerse una idea de la vida cotidiana, del contexto en el que vivían en esa época y en esa zona.

En cuanto a su adaptación cinematográfica, primero tengo que alabar la labor de casting, aunque no sé si es una apreciación objetiva o más bien influida por la imagen de portada, quiero decir que cuando ocurre que ya antes de empezar a leer la novela resulta que tienes en la cabeza sus caras es difícil saber si uno se habría hecho otra idea diferente, no es fácil saber si se corresponde con la imagen que uno pudiera tener a partir de las descripciones del autor. En cualquier caso me gustan los actores elegidos, me parecen muy acertados físicamente respecto de los personajes literarios a los que interpretan. Y sobre la trama, si no somos muy estrictos respecto de las licencias que se permiten los directores, pues es bastante acertada. En fin, no soy una entendida del cine de los Coen pero esta película en concreto me ha gustado bastante, claro que no sé que opinarían aquellos que no leyeron la novela y su interés no va más allá que el ir al cine a ver una buena peli del oeste.

Os dejo el trailer aunque más que un avance de la trama es un resumen bastante detallado y extenso de la misma, así que cuidado!



En definitiva, nunca pensé que disfrutaría tanto con un género que no me atrae en absoluto.

P.D: Os podéis creer que buscando la portada de la novela descubrí que ya en 1969 se hizo una adaptación de la misma dirigida por Henry Hathaway e interpretada por John Wayne. He aquí la prueba. No sé... quizá algún día intente buscarla y consiga verla. De momento, me quedo con el remake. La película que sí quiero ver es El asesinato de Jesse James..., personje al que Portis se refiere en varias ocasiones a lo largo de toda su novela, la verdad es que despertó mi curiosidad.

P.D.2: Y qué me decís de esto:

miércoles, 2 de noviembre de 2011

EN NOVIEMBRE, EN QUÉ LEER

Pues resulta que este mes la revista Qué Leer recoge entre sus páginas la novela Setenta acrílico treinta lana, que al parecer es el debut de una joven siciliana llamada Viola Di Grado, y que en verdad no me importaría nada leer pues aunque la historia es bastante dramática, Camelia debe dejar sus estudios ante la muerte de su padre en un accidente y la depresión que sufre su madre tras enterarse de la doble vida de su marido y que la hace depender de su hija, da la sensación de que en el momento más crítico, la protagonista encontrará una razón para desear vivir, un apoyo frente a todo el caos que la rodea, el joven Wen. Por algo que leí sospecho que en su camino, Camelia empleará métodos poco ortodoxos creo que para sentirse viva. A pesar de todo parece que la novela merece la pena y tengo una gran curiosidad por ver la forma en que está escrita la historia. Una novela que aseguran brilla por la originalidad de la autora, además tiene cinco tinteros...que aunque no sé qué podría significar, es la máxima puntuación que la revista otorga a las novelas de las que hace crítica.

Además de ésta, por fin el anuncio de la esperada tercera entrega de la Trilogía Negra de Estocolmo que además viene acompañada por el estreno de la adaptación de Dinero Fácil, y yo que pensaba que esta película ya se había estrenado en España y que el problema había sido su falta de publicidad. El caso es que es una noticia estupenda puesto que casualmente es la novela estoy leyendo en estos momentos, bueno no en estos momentos, no literalmente, porque ahora estoy escribiendo esto y nunca he dominado el arte de hacer dos cosas al mismo tiempo, - pero tampoco puedes hacerlo en el sentido en que pretendes, Lola. Te recuerdo que ahora tienes otra cosa entre manos, así que no podrás decir que es la novela que estás leyendo hasta que no acabes con ese asuntillo -. Bueno la cosa es que Dinero Fácil me está gustando mucho y pronto tendré una opinión al respecto, me gusta la escritura de Jens Lapidus, es bastante cercano pero discrepo en la forma en que muestra el mundo de las mafias y la corrupción, todo demasiado fácil y sin consecuencias, al menos de momento.

Y por último, un pequeño apunte pues ya sabía que la publicaban, más que nada para no perder de vista la última novela de Laura Gallego. Creo que Donde los árboles cantan me gustará en la misma medida en que me gustó La emperatriz de los etéreos, aunque espero que no sea demasiado blanda o sensiblera. Ambas parecen del mismo estilo de fantasía. No sé por qué pero le tengo un cariño especial a esta autora.

Un saludo, Lola.

P.D: Una posibilidad entre mil, no creo que tenga fuerzas para leer este cómic pero me parece que merece la mención.

viernes, 21 de octubre de 2011

LA NOTICIA DEL DÍA

Bueno pues resulta que ayer me enteré por pura casualidad, no hay nada mejor como estar en el lugar y momento adecuados, de que Glènat acaba de sacar El sueño del Fevre, la inquietante novela de George RR Martin, autor de la Saga Canción de Hielo y Fuego, en formato cómic, adaptado por Daniel Abraham e ilustrado por Rafa López. Es una noticia estupenda pues, aunque al final resultaron sentimientos encontrados, ahora con tiempo de por medio, sí que guardo un buen recuerdo de esta novela, incluso puedo decir que me encantó, y tengo una ganas enormes de ver su interior, las ilustraciones y eso, pero no sé por qué me da que será el regalo estrella de mis próximas navidades.

Un saludo, Lola.

P.D: El lunes voy a Fnac, también casualidades de la vida, ya os contaré porque seguro que es la primera sección que visitamos.

miércoles, 19 de octubre de 2011

LA FRASE DEL DÍA

Era como cuando uno subía al metro en una estación y se daba cuenta de que iba en dirección contraria. No había nada que se pudiera hacer. No se podía saltar del tren en marcha. ¿Qué pasaba si se tiraba del freno de emergencia?

Página 292. Dinero Fácil. Jens Lapidus.


Bueno, siempre se puede cambiar aquello de la vida de uno que no gusta, el problema es si se está dispuesto a asumir las consecuencias de hacer frente a la corriente, de aguantar su fuerza sin ser arrastrado de nuevo. Nadie dijo que fuera fácil pero desde luego no es imposible.

jueves, 29 de septiembre de 2011

EN OCTUBRE, EN MI LISTA DE PENDIENTES

Pues resulta que hoy recibían nuevo pedido en mi biblioteca de confianza. No he podido evitar echarle un vistazo. Abusando de mis influencias -otro favor que debes, Lola-. Y por lo poco que he podido ver, de entre todos los que había, el que más me ha llamado la atención, sin pensar ni por un momento que ya conocía de antes a este autor aunque sólo fuera de oídas, es La mujer de papel de Guillaume Russo. Sí, el mismo autor de ¿Qué haría yo sin ti?, y sí, el mismo libro que he tenido mil veces en las manos pero que nunca me había atraído lo suficiente como para decidirme a leerlo, pero el caso es que la historia de La mujer de papel me resulta tan misteriosa, mágica, entrañable... que no he parado de darle vueltas en toda la tarde. De esta novela, lo poco que sé y no quiero saber más, es que el protagonista es un escritor que debido a un fracaso amoroso, nada menos que la pérdida del amor de su vida, cae en una profunda depresión que le deja sin inspiración para escribir su nueva obra y al que un día se le aparece la heroína de sus historias. Al poco, ambos descubren que si él no escribe su novela, ella morirá.

Me encanta, es una historia que se antoja muy fantasiosa pero que, supongo, conservará todo el realismo de la vida cotidiana. También me suena a aventuras, pues juntos emprenderán un viaje en busca del amor.

No sé qué tal sería la primera novela, pero creo que será más que probable que pronto lea ésta.

Un saludo, Lola.

martes, 20 de septiembre de 2011

CASTILLO DE ARENA. Frederik Peeters y Pierre Oscar Lévy

Este pasado fin de semana me marchaba de viaje y no iba a tener mucho tiempo para dedicarme a Dinero Fácil así que, buscando una alternativa digna y adecuada a mi circunstancia y casi por casualidad, encontré este cómic de Frederik Peeters que adelanto, me ha sorprendido lo suficiente como para llevar un par de días pensando en él. Ya conocía a Peeters y ya había leído otras obras suyas como Píldoras azules y Dándole Vueltas con buen resultado así que nada podía fallar
- otra vez apostando sobre seguro, Lola? -.

Castillo de arena es una novela gráfica en la que el dibujo prevalece sobre el texto aunque ambos se combinan de manera extraordinaria, que narra una historia más que surrealista en la podríamos decir que el calificativo buñuelesco adquiere todo su sentido, de hecho en la parte posterior de la portada la comparan con El ángel exterminador, y que termina por resultar extraña pues no es la historia que uno podría esperar, de ahí su encanto. Me ha entusiasmado la ilustración en esta obra pues puedes pasarte minutos enteros - horas me parece un poco exagerado, aunque podría ser - observando cada una de sus viñetas, pero he de decir que los trazos, - que serán...a plumilla?, no estoy muy puesta en la técnica -, y el blanco y negro hacen que en ocasiones el dibujo se pierda y cueste un poco seguirlo, una lástima.

Todo comienza en una pequeña cala, dos familias se disponen a pasar un soleado día de playa cuando descubren en el agua el cadáver de una joven desnuda. Los primeros prejuicios parecen indicar que un hombre árabe podría ser el culpable. A ellos se les van uniendo otros personajes a lo largo de la trama pero es a partir de ese momento, cuando empiezan a ocurrir cosas extrañas que los implicarán a todos y cada uno de los allí presentes. Lo que ocurre después, es difícil de contar y es mejor que así sea para mantener el suspense en el lector.

Detrás de todo esto, las alegorías y las metáforas parecen estar muy presentes en toda la obra. A mi modo de ver, creo que la historia hace alusión al paso del tiempo, a la forma en que lo empleamos, bien o mal, aún siendo conocedores de lo cercano e inevitable del final. En definitiva, todo es cuestión de prioridades. De cualquier manera da qué pensar pues parece que tenemos todo el tiempo del mundo por delante, y muchas veces no sabemos disfrutar de las cosas que realmente merecen la pena. Por otro lado, en esta obra están muy presentes temas como el racismo, la religión, las relaciones personales y familiares, la enfermedad o el sentido de crecimiento personal o individual, los sentimientos que se desarrollan a distintas edades. Está muy bien porque es fácil apreciar todo esto en muy pocas páginas.

Página 70.

Un cómic de lo más recomendable aunque mi favorito siga siendo Píldoras azules.

Un saludo, Lola.

martes, 13 de septiembre de 2011

3 metros sobre el cielo. Fernando González Molina

Casi sin pretenderlo, llegó a mis manos está película y ya que no mostré mucha iniciativa cuando la estrenaron en el cine... me pareció buena idea verla en una noche como la de ayer en la que, por otra parte, el panorama televisivo y de ocio no animaba a mucho más. Así que podría decirse que fui víctima de un cúmulo de casualidades. Genial.

Creo que no hace falta decir mucho en cuanto a la trama, ni que está basada en la novela de Moccia cuya fama y ventas han subido como la espuma. Babi es una joven de clase alta que estudia en un buen instituto, y que en definitiva tiene lo que podría resumirse como una vida feliz e idílica pero que va a enamorarse de un macarrilla con bastante fama apodado H al que le gustan las motos, las carreras ilegales y los líos. Lo que da como resultado una bonita historia de amor adolescente y unos padres para nada contentos, los de ella, claro.

Una vez vista no estaba muy segura de lo que en su día escribí sobre esta película, sí recuerdo que fue cuando la estrenaron. Así que si ayer vi la película, hoy tocaba hacer memoria - te refieres a recuperar esa entrada?. La noticia del día. Estreno de 3MSC -. Y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo con mis ideas de entonces, la chulería italiana no tiene nada que ver con la española, aunque Mario Casas, que es por el que más temía, logra hacer de H un rebelde, con o sin causa, bastante entrañable, adorable si me apuráis. Lo que no quita que, en general, algunas escenas parezcan un poco sobre actuadas. El peor personaje, el que menos me gustó, y tengo que decirlo pues desentona de manera escandalosa y si no lo hago reviento, igual si no lo dijera os darías cuenta, es el que interpreta Luis Fernández, el "Chino". Es pésimo. EL peor papel de su vida.

Pero por lo demás me resultó bastante fiel, reproduce muy bien el ambiente que recordaba de la novela, así que supongo que dentro de las limitaciones, la adaptación está bastante bien. Cuenta con muchas caras conocidas del cine y la televisión españoles.

En definitiva, me ha gustado verla pese a que partía con cierto escepticismo y pretendía ser bastante crítica cuando me decidí - ya Lola pero tampoco es que tuvieran que rogarte mucho por verla o ponerte una pistola en el pecho -. Así pues animo a que rueden la segunda parte aunque prefiera las versiones italianas que se hicieran en su día y que, ahora que lo pienso, podrían haber doblado al castellano como hicieran con Perdona si te llamo amor.

Aún no se la he devuelto a su dueño, según los planes que surjan para el fin de semana igual vuelvo a verla por si capto algún matiz más en la interpretación de sus actores. Es broma.

Un saludo, Lola.

lunes, 12 de septiembre de 2011

SOY CHARLOTTE SIMMONS. TOM WOLFE

Pues sí, al fin lo conseguí. Éste tenía que ser mi verano, en realidad, su verano, el verano en que no podía regresar sin haber leído Soy Charlotte Simmons. Y sé que sonará duro, es cierto que tiene sus cosas interesantes, pero es que según leía no creía que mereciera la pena tanta página hasta que al final, contradicciones de la vida, me faltaron capítulos. Digo más, creo que si hubiera una segunda parte que continuara a partir del final de esta novela, esa sí que sería mi novela. Pero no quiero adelantar acontecimientos. Empiezo.

Este verano fui testigo de la cruda y escalofriante historia de Charlotte, una joven inocente y virginal, un portento de niña, que tendrá que enfrentarse al mundo que le espera al otro lado de sus montañas natales. Tras su graduación, Charlotte abandonará Sparta, Carolina del Norte, para alcanzar el paraíso intelectual que representa Dupont, y formar parte de la comunidad por la que tanto ha luchado y por la que ha tenido que sufrir el rechazo y la marginación de sus compañeros de instituto. Y todo hay que decirlo, gracias al cual podrá alejarse de la mediocridad entre la que ha crecido para al fin triunfar. Pero las cosas no son siempre como uno espera y tras superar del impacto inicial, bueno no del todo, trata de encajar pero, a quién quiere engañar?, siempre será la listilla sureña destinada a la soledad. A menos que esté dispuesta a pagar el precio de la aceptación social aún sabiendo que supone dejar de lado sus valores personales.

También es la historia de Hoyt Thorpe, un guaperas de renombre que pertenece a la hermandad más famosa de Dupont, y que es la imagen de la élite americana que cree que pertenecer a una importante universidad debe ser parte de su identidad y una marca de su superioridad para con el resto de los mortales. Un joven que tiene asumido que con solo pronunciar ese nombre se ganará la admiración de sus oyentes y todas las puertas se abrirán a su paso sin que eso requiera un esfuerzo previo por su parte. Para qué estudiar si nada más graduarse, las empresas más importantes del país se pelearán porque Hoyt Thorpe forme parte de su plantilla, mejor dedicarse a las juergas nocturnas y las chicas.

Y de Jojo Johanssen, el segundo más alto del equipo de baloncesto de Dupont, que ahora ve peligrar su titularidad con la llegada de nuevos jugadores más jóvenes y más agresivos. Jojo procede de una familia de clase media que siempre vivió a la sombra de su hermano y que vio en el baloncesto la única manera de destacar. Él será el encargado de mostrarnos todo el negocio montado alrededor del deporte universitario pues pertenece a una clase de alumnos que disfrutan de más de un privilegio, no sólo académico, con el único objetivo de que lo den todo en la cancha. Pero este año Jojo decidirá cambiar el rumbo de su vida y está dispuesto a sacrificarse así que tendrá que luchar por partida doble.

Y completando el reparto, Adam Gellin cansado de luchar por su causa desde que era un crío y por la beca gracias a la cual puede permitirse estudiar en una universidad como Dupont, pero que aún así se ve obligado a vivir en un cuchitril a las afueras del campus que paga repartiendo pizzas y tutorizando a alumnos deportistas. Adam es el típico empollón que escribe en el periódico de la universidad y que forma parte, junto a otros estudiantes, de un grupo de debate llamado los Mutantes del Milenio, la generación futura que sacará al mundo de la ignorancia. Es un tanto rarito, pero nada entrañable pues, a mi parecer, peca de prepotencia, aunque en los demás aspectos sea bastante acomplejado. El reconocimiento intelectual que merece Adam parece no llegar nunca. Y no podíamos olvidarnos de Beverly Amory, la compañera de habitación de Charlotte con la que empezó con mal pie desde que puso el primero en la residencia para estudiantes de primer curso. Beverly es la niña de familia bien, caprichosa y deslenguada pero con éxito social que a Charlotte no le importaría ser. Tiene que reconocer que sabe desenvolverse, sabe comportarse, que tiene recursos, aunque en el fondo no sea más que otro espíritu atormentado de los muchos que conviven en esa residencia.

Todos estos personajes resumen la juventud que retrata Ton Wolfe en su novela. Ante este panorama es fácil despistarse y según nos enseña el autor, parece ser que en la vida sólo se aprende a base de golpes. En Dupont, los cinco jóvenes verán mezcladas sus vidas, siempre entorno a Charlotte, y sin saberlo serán víctimas de la envidia, los chantajes y sed de venganza de una sociedad que parece corrompida y carente de valores, pero mientras tanto participan en una carrera contra reloj por alcanzar el éxito social y el reconocimiento de sus congéneres, aunque al final sólo demuestren que son simple jóvenes perdidos en una etapa vital de transición, confusión y descubrimiento de uno mismo.

Respecto a la polémica sobre la que he leído en relación a lo que pretendía Tom Wolfe con su novela, en verdad no me pareció tanto una crítica al sistema educativo, y si lo es no sólo sería del universitario y no sólo del americano, si no que más bien trata de criticar a la sociedad americana, puede que incluso a la del resto del mundo. Queda claro el elitismo de sus universidades, nada alarmante puesto que es conocido por todos, a fin de cuentas estamos hartos de ver en películas a qué se dedican sus estudiantes, y su afán recaudador que pasa por priorizar aquello que aporta más dinero a las arcas de la institución, pero yo creo que en realidad el autor trata de dar importancia, por encima de todo, a los sentimientos en una edad complicada, por otro lado fácil de manejar y manipular por parte de los adultos. El caso es que es una valoración de todo un comportamiento humano, de sentimientos universales con multitud de matices, nunca creí que hubiera tantos, y de relaciones personales. Al lado de todo esto, el hecho de si sus universidades viven de su fama y de si favorecen a ciertos alumnos, de si en realidad esas universidades no están a la altura de las expectativas o de la élite que prometen en sus folletos publicitarios casi deja de importar.

La sociedad de Wolfe es una sociedad caracterizada por la doble moral, el sarcasmo, la hipocresía y, lo que más me ha sorprendido, el egoísmo individual. El alcohol, las drogas y el sexo como vías para alcanzar la aceptación social y la etapa universitaria como un momento de experimentación en el que uno puede hacer lo que desee con una libertad casi adulta sin importar las consecuencias. Lo peor de todo es que pese a parecer un estereotipo y por eso quizá nos pase inadvertido, sólo es necesario pararse en mitad de la calle y escuchar, prestar un poco de atención, para darse cuenta de que los jóvenes de hoy son así. Hay que tener personalidad para sobrevivir.

Algo que no me gusta de la visión que ofrece Wolfe de los personajes femeninos es que se presentan como damiselas en apuros, carentes de personalidad, que necesitan de la ayuda de ellos, de su virilidad, para sobrevivir. Ellos son sus salvadores, los que toman las riendas en los momentos de necesidad, en los momentos en que ellas han tirado la toalla y necesitan de su presencia masculina para reaccionar. Mientras que ellas ante una situación similar pero a la inversa se ven desbordadas.

Sólo dos cosas más, en cuanto al personaje de Charlotte me parece una niña carismática, ajena a las maldades del resto del mundo, pero es curioso observar su transición, resume a la perfección la idea de que siempre creemos y es algo que nos consuela, que hay un escalón por debajo de nosotros, por otro lado me resulta admirable su afán por cambiar aquello de su vida que no le satisface. Por otro lado está Jojo que pese a pertenecer a un mundillo en el que se requiere cierta picardía, me parece que es el único personaje sin dobles sentidos, limpio en sus sentimientos.

Es una historia entretenida, fácil de leer, que trata de conectar con nuestro lado más juvenil pero con algunos monólogos realmente soporíferos pese a que sean el recurso empleado para darnos a conocer al personaje. A mí desde luego me desilusionó porque la parte de la historia que realmente me interesaba y esperaba, no llega hasta el último capítulo pero eso creo que aún siento que me sobró todo lo anterior.

Un saludo, Lola.

P.D: Siento que al final resultara una entrada tan larga pero es que 897 páginas no dan para menos.

sábado, 10 de septiembre de 2011

EL TÍTULO EN EL TEXTO

Se había quedado tan hacha polvo, tan destripada, tan entregada a la soledad, que se había olvidado de su gran fuerza: "Soy Charlotte Simmons".

Página 200. Soy Charlotte Simmons. Tom Wolfe.

Supongo que ante ciertos estados del alma nos olvidamos de quienes somos. Supongo que no hay que caer en tan grave error pues eso precisamente es aquello que nos hace únicos. Supongo que es lo que debe servirnos para hacer frente a las trabas que se nos presenten en el camino. Hay que creer en uno mismo. Supongo.

jueves, 8 de septiembre de 2011

SNUFF. CHUCK PALAHNIUK

He decidido que no voy a contar mucho sobre la trama de esta novela pues me he dado cuenta de la dificultad que supone tratándose de Palahniuk, aunque no por eso dejaré de dar mi opinión sobre ella. No me gustaría quitarle encanto a la historia. Así pues sólo podría decir que todo comienza en la sala de espera de un set de grabación en el que una estrella del porno, sin duda venida a menos, trata de batir el récord mundial manteniendo relaciones sexuales con 600 hombres distintos, seguidos y en una misma toma. La trama se centra en tres de ellos, aunque los personajes serán cinco ya que habría que incluir a la actriz y a su asistente personal, cada uno de los cuales acude al rodaje bajo distintas motivaciones personales pero que una vez allí, compartirán algo más que el tiempo. Mientras los 600 guardan turno, el autor hace todo un estudio sociológico, sin desperdicio, de las personas que acuden al anuncio de convocatoria. A este respecto diré que me resultó más que curioso.

Palahniuk encuentra en este escenario el contexto ideal para desplegar su vocabulario más soez y descarado, supongo que el propio de la profesión de algunos de sus personajes aunque la verdad es que todos son bastante mal hablados, sin restarle sentido de humor. A pesar de lo disparatado y bruto de algunas anécdotas o comentarios, es imposible evitar la sonrisa, quizá precisamente por su atrevimiento.

En Snuff somos testigos de una industria de lo más decadente, en la que la imagen es lo que importa. Un mundillo sin escrúpulos, lleno de envidias y rivalidades al que nuestros personajes no podían escapar. Tres de ellos, los actores profesionales, se ven obligados a ser esclavos de su imagen, aunque en realidad lo que les obsesiona es lo que un día fueron y ya no son. Personalmente, son víctimas de su pasado, acosados y atormentados por sus propios fantasmas, temerosos de que la imagen y la opinión que los demás tengan de ellos les lapide en un negocio donde eso precisamente es lo que te da la vida o te hunde, más cuando a lo que te dedicas es lo único que sabes hacer en la vida. En contrapartida a esto, la esperanza estará en los dos jóvenes, los daños colaterales, aunque igualmente sus traumas del pasado son lo que los empuje a actuar de una forma u otra.

A pesar de este drama, sí hay una cosa que me pareció interesante. Los capítulos están encabezados por los distintos personajes en función de quién nos de su visión de lo que ocurra, bien, pues los capítulos de ella, la asistente personal, están llenos de anécdotas supercuriosas sobre pelis, rodajes y actores no tanto del mundo del porno, que también las hay aunque dudo mucho de su autenticidad, sino del mundo del cine clásico y siempre aportadas por el mismo personaje, la actriz. Creo que es un contraste muy llamativo. Y aunque parezca una tontería y estoy segura de que no son reales aunque los encargados de titularlas se rijan por la misma originalidad, me hicieron mucha gracia los títulos de las pelis a los que se hace referencia.

En definitiva y para ir terminando, pues siendo crítica y objetiva, no se merece más, una novela que no sé hasta qué punto puede aportar algo a la persona de quién la lea más que el hecho de ser entretenida y estar llena de giros, pero que sin duda será difícil de olvidar por lo inusual del escenario, de la temática y de los personajes. Increíble final, nada que se pueda llegar a imaginar. De cualquier manera sí diré que me gusta más el Plahniuk de El Club de la lucha.

Un saludo, Lola.

P.D: Por favor, atención!, no tiene desperdicio el padre adoptivo y el extremo detalle al que lleva su afición por las maquetas. Cómo se le puede ocurrir a alguien un personaje secundario así?

P.D.2: Me encanta el diseño de su portada.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

LA MUJER DEL VIAJERO EN EL TIEMPO

La mujer del viajero en el tiempo es una novela que he leído despacio, creo que empecé como hace tres o cuatro meses, todo un despropósito, lo sé, pero siempre retomé su lectura con buen ánimo pues era como si nunca lo hubiese dejado. Supongo que eso es algo que dice mucho de su autora, Audrey Niffenegger.

Por fin terminé, fue a principios de agosto, y sólo tengo buenas impresiones de esta historia aunque no pueda evitar un par de peros. Al principio cuesta seguirle el ritmo, es difícil centrarse en las circunstancias, cuanto menos especiales, de los protagonistas. En un primer momento hay mucho viaje y mucha diferencia de edad entre ellos. Quizá el problema está en tratar de encajar los dos tiempos, ya sea pasado, presente o futuro, y eso es algo que me obsesionó desde la primera página, pero es cuestión de acostumbrarse, además la cosa se lleva mejor cuando la trama alcanza el tiempo presente de los dos protagonistas.

La mujer del viajero en el tiempo es Clare, una joven escultora procedente de una familia acomodada que a los 6 años conoce al que asegura será el amor de su vida en el futuro de ambos. Ese hombre es Henry, un bibliotecario hijo de músicos que se ve obligado, y así lo creo ya que no tiene voluntad para decidir sobre este asunto, a viajar en el tiempo. Se conocen una tarde de verano de 1977, aunque no será la última puesto que años después volverán a conocerse, en el presente. Así la novela narra todo ese proceso de desarrollo personal de ambos personajes, más evidente en Clare pues podemos observar las distintas formas en que ve a Henry según van pasando los años y él va apareciendo en su vida y ella va haciéndose mayor. Es por eso mismo que creo que el título está elegido a la perfección. Al principio pensaba que el protagonista indiscutible debía ser el propio viajero, el que nos narra la historia, por eso no entendía que se le diera tanta importancia a su mujer. Vale que la persona de la narración va cambiando, pero para mí, siempre tuvieron más fuerza las vivencias de Henry. Luego me di cuenta de que, en realidad, la evolución a la que asistimos es la de Clare. Me di cuenta de que, en realidad, la vida que vivimos es la de ella. Me fascina el personaje de Clare pues transmite una sensación de libertad y romanticismo que parece muy propia del mundo del arte al que representa, es como un estilo de vida, una forma general de pensar o de comportarse, y es admirable el amor que siente hacia Henry.

No tengo ninguna duda de que es la historia de amor más bonita sobre la que haya leído nunca, un amor capaz de superar las barreras del tiempo y el espacio, un amor incondicional, incuestionable y sincero entre dos personas que se saben destinadas a ser el uno para el otro hasta el fin de sus días. QUIZÁ LO QUE SIGUE NO DEBERÍAN LEERLO AQUELLOS QUE AÚN NO CONOCEN ESTA HISTORIA... pero no puedo pasar por alto el toque amargo y frustrante que siempre me acompañó y que no niego que pueda formar parte de un desencanto personal, a lo mejor alguien piensa diferente de un amor que a todas luces parece tan idílico. Siempre cuestioné la originalidad del enamoramiento de Clare, quiero decir que no sé hasta qué punto ella se habría enamorado de él en el presente de ambos si Henry no le hubiese confesado, cuando ella era aún adolescente, que en el futuro estarían juntos. Siempre creí que Clare se enamoró de la persona que sería Henry, la que la visitaba cuando era pequeña, y no del Henry que conoce en la biblioteca Newberry. Creo que en cierto modo él la privó de una vida amorosa que debería haber tenido a causa de la sombra de su amor futuro, claro que igual puede que el destino les hubiera puesto en el mismo camino pero no creo que Clare mereciera esa coacción o presión ante la certeza de Henry.

No pretendo enrollarme mucho más pero es que esta novela me recordaba mucho a una peli que vi hace tiempo, El efecto mariposa, y siempre quedé a la espera de los daños colaterales futuros puesto que resultaba evidente que Henry hacía y decía cosas que deberían haber cambiado el transcurrir de los acontecimientos. Sabéis...? hay una parte de la personalidad de Henry que nunca llegué a creer.

Estoy deseando ver la película, que creo que titularon Más allá del tiempo, aunque sea bajo las condiciones más precarias. Y desde luego, la lectura de esta novela y el descubrimiento de su autora hacen que me plantee seriamente Una inquietante simetría, otro de sus títulos recientemente publicado. Me pasó algo curioso con éste porque lo vi montones de veces pero me costó reconocer a ambas autoras como la misma.

Un saludo, Lola.

P.D: Ya está hecho pero costó desengrasarse.

martes, 6 de septiembre de 2011

DE VUELTA EN CASA

Todo lo bueno se acaba y mi caso no iba a ser la excepción. Aunque no lo creáis, ya echaba de menos el contacto con el mundo exterior, necesitaba volver a la rutina, claro que nadie dijo que fuera fácil.

Creo que sufro de jet lag porque anoche eran las 3 de la madrugada y yo me sentía como si fueran las 3 de la tarde, casi podía haber aprovechado para escribir esto pero, es algo que pueda afectar sin haber cambiado de franja horaria? Al menos para mí la semana empezó con un día menos...y ya sé que para otros acabará con un día menos.

En cuanto a las vacaciones, todo fue según lo previsto, vengo super relajada, quizá demasiado, y he leído bastante, cosa que me alegra. Ya os pondré al día de todo pero primero me toca a mí ponerme al día.

Espero que vosotros también hayáis disfrutado del verano. Un saludo, Lola.

viernes, 29 de julio de 2011

MI MALETA PARA ESTAS VACACIONES DE VERANO

Hoy es el día previo a mis tan deseadas -anímicamente- y necesitadas -físicamente- vacaciones de verano, mañana partimos rumbo a un agujero negro de las telecomunicaciones, el precio que hay que pagar por el paraíso, lo que significa que estaré todo el mes de agosto desconectada literalmente del mundo, y yo para no romper con la tradición aún sin hacer la maleta. Pero esta entrada estaba asegurada, no podía marcharme sin escribir esto, espero que me de tiempo.

Ya tengo los libros que me llevaré a mi retiro espiritual, bueno en realidad los tengo pensados desde hace tiempo, así que sólo es cuestión de sacarlos de la estantería para meterlos en la maleta, aunque confieso desde ya que no seré fiel a lo que en un principio me había propuesto. Estaba total y absolutamente decidida a llevarme un solo libro, El Libro, una novela que lleva viniéndose conmigo de vacaciones un par de veranos, y que al final por unas cosas o por otras, siempre se vuelve intacta. Mi solución para tal problema era sencilla, fácil de llevar a cabo, sólo tendría que cargar con esta novela. Pero la realidad será otra. Y es que parece mentira que me conozca tan poco a mí misma, después de tantos años de convivencia obligada, estos pequeños detalles en el comportamiento deberían ser de sobra sabidos. Pero en fin...aún tengo tiempo para aprender a vivir con ello. Creo que me estoy desviando del tema. Vuelvo...

El Libro, con mayúsculas, es Soy Charlotte Simmons de Tom Wolfe, al parecer el autor plantea con esta novela una dura crítica al sistema educativo universitario americano, aunque las malas lenguas dicen que está cargado de estereotipos que poco tienen que ver con la realidad, al menos eso he leído en algunos blogs. La novela cuenta la historia de Charlotte, una joven sureña, rechazada por sus compañeros de instituto debido a sus buenas notas y sobreprotegida por sus padres, que tendrá que aprender a marchas forzadas la realidad de la vida en un contexto que le es totalmente ajeno junto a otros jóvenes que en muchas ocasiones le dan mil vueltas. Me muero de ganas por saber cómo se las apañará pues el contraste seguro que será como la noche y el día.

Pero claro, como ya adelantaba, éste no será el único. Me queda un suspiro para terminar La mujer del viajero en el tiempo. Hubiese preferido acabarlo antes de irme porque me queda tan, tan, tan poco y me está gustando tanto, que no sé si aguantaré hasta septiembre con la reseña pendiente -nota personal: meter sin falta un cuaderno en la maleta, que luego vuelvo con un montón de minúsculas notas en minúsculos papeles-. Sin duda una novela recomendable que, por cierto, tiene peli y que ya adelanto, veré sin falta.

También me llevo Alta Fidelidad de Nick Hornby, un autor que no defrauda y una novela a la que le tengo unas ganas terrible, sobre todo después de lo que me costó conseguirla.

Y por si esto fuera poco, el miércoles me acerqué a Madrid para reencontrarme con mi compi de trabajo que volvía de viaje y llevábamos mucho tiempo si vernos. Después de un delicioso café y de un par de horas de charloteo, nos acercamos a Fnac -siempre es parada obligada, así que nada nuevo- y pronto me decidí por éste, Snuff de Chuck Palahniuk. Como no podía ser de otra manera y siempre fiel a mis principios, lo medio empecé en el camino de regreso, sólo para comprobar que no me había equivocado en la elección. En fin..., que puedo decir, ya se sabe con este autor, una actriz porno que se retira y para hacerlo con honores decide batir el récord y acostarse con 600 hombres distintos del tirón. En este contexto, Palahniuk no puede ser más directo en sus comparaciones y metáforas, un poco bruto e irreverente, pero en parte divertido de una forma preocupantemente perversa. Creo que me lo llevaré, pero que sepa que igual que llegó el último, estará el último en la lista.

Creo que eso es todo, con el tiempo justo pero con suerte. Espero que lo paséis bien estos días si os vais de viaje y si os quedáis, pues que tratéis de sobrevivir. Ya os contaré a la vuelta.

Un saludo, Lola.

martes, 26 de julio de 2011

LA FRASE DEL DÍA

Chicago posee una arquitectura tan hermosa, que de vez en cuando se sienten obligados a destruir algunos de sus mejores exponentes arquitectónicos y erigir edificios terroríficos tan solo para que sepamos apreciar cuáles son los buenos.



Página 389. La mujer del viajero en el tiempo. A. Niffenegger.

martes, 12 de julio de 2011

VIAJE DE INVIERNO. AMÉLIE NOTHOMB

Esta es la historia de amor entre Zoilo y Astrolabio, el primero, filósofo y crítico griego conocido por sus duros ataques a las obras de Homero y el segundo, descendiente de Abelardo y Eloísa cuyo destino les negó la posibilidad de estar juntos y les llevo, a los tres, a sufrir el mismo final. Un momento, no puede ser, creo que me estoy liando. Empiezo de nuevo. Viaje de invierno es la historia de amor entre Zoilo, joven filólogo que trabaja para el departamento social de una compañía eléctrica, tan marcado por su propio nombre que a la edad de 15 decide traducir él mismo a Homero como una forma de desdecir a su homónimo, y Astrolabio, una joven que vive a cargo de una escritora afectada por una rara clase de autismo - me encantó la forma en que las dos chicas se conocen y comienzan a trabajar juntas -. Ahora sí. Ambos se conocen en una de las visitas de Zoilo en representación de su empresa al apartamento de las dos mujeres, desde el primer momento queda fascinado por la belleza de la joven, y una vez superada la confusión inicial - genial anécdota - y tras las primeras indecisiones, deciden comenzar una relación, no sin condiciones, con la ciudad del amor de fondo.

Pero este es sólo el principio del fin, el contexto en el que se desarrolla la verdadera historia. Un final trágico que resulta del acto de amor, o de desamor, más extremo que sólo a la mente humana podría ocurrírsele. El rechazo es la justificación de lo que no la tiene, aunque por otro lado estaríamos ante la máxima expresión del sacrificio frente al máximo exponente del amor, en lo que a arquitectura se refiere. Claro que tampoco conocemos el resultado del hercúleo plan, sólo que la banda sonora de tan tremendo objetivo será la ópera Viaje de invierno de Schubert y que tenemos en nuestras manos las notas previas del protagonista.

Nothomb hace especial incapié en la belleza y la fealdad que nos rodea, hasta en los más pequeños e insignificantes detalles, pero que no somos capaces de ver y apreciar por nuestra propia dejadez del día a día, por nuestro conformismo y aburrimiento cotidianos. Somos mediocres por naturaleza, es el precio que debemos pagar por crecer. Necesitamos de un agente externo que nos abra los ojos y la mente.

Por otro lado, nos ofrece la oportunidad de darnos cuenta de la importancia de los nombres que en su día recibimos, supongo para que reflexionemos a la hora de encontrarnos ante tan importante decisión - lo que no soy capaz de comprender es cómo el nombre de Astrolabio puede servir como venganza, más aún después de haber leído la historia de Abelardo y Eloísa -.

En esta novela también es importante el amor y el desamor. El amor desinteresado hacia el prójimo, representado por la relación que mantienen Astrolabio y Alienor y el amor, en parte platónico, entre Astrolabio y Zoilo. Relaciones en las que el sacrificio hacia la otra persona es la base pero al mismo tiempo limita.

Pese a todo, no sé que me pasa últimamente con las novelas de esta autora pero siento que me dejan destemplada, quizá por la continua sensación de creer estar perdiéndome algo, las entrelíneas. No preocuparse. Es una percepción puramente personal. En el fondo, la novela es buena, original. Es Amelie Nothomb. Sólo necesita unas pocas páginas para darle la vuelta al lenguaje, para utilizar la palabra en beneficio de su peculiar visión del mundo. Sin duda recomendable.

Un saludo, desde el calor centropeninsular, Lola.

P.D: Me queda una duda. De verdad resulta tan distinto enamorarse en invierno a hacerlo en cualquier otra época del año?

Enamorase en invierno no es una buena idea. Los síntomas son más sublimes y dolorosos. La perfecta luz del frío estimula el deleite sombrío de la espera.
Las otras estaciones tienen sus zalamerías, espinillas, escozores y frondosidades en las que sepultar los estados de ánimo. La desnudez invernal no ofrece refugio alguno.
Página 55.

EL TÍTULO EN EL TEXTO

Lo importante será no pensar en nada. Por eso tengo previsto tener en la cabeza, en ese momento, el Viaje de invierno de Schubert, porque no existe ninguna relación entre el acto y la música.

Página 117. Viaje de invierno. A. Nothomb.



Un ciclo basado en el amor no correspondido? Creo que es la música perfecta para leer esta novela.

Buenos días madrugadores del mundo.

viernes, 1 de julio de 2011

SERIE CAZADORES OSCUROS. SHERRILYN KENYON

Hace ya varios años que descubrí esta serie de novelas. Justo después del verano en que leí la Saga Crepúsculo surgió en mí un cierto interés por las novelas vampíricas pero no sé por qué razón, en lugar de darme por leer a Anne Rice, me dio por Kenyon. Incluso ahora que lo pienso, ni siquiera son verdaderos vampiros. Creo que en el fondo estaba cansada de la mojigatería que destilan Bella y Edward, pues no se puede decir que avanzaran mucho en su relación después de tres novelas, y necesitaba un poquito más de pasión -Lola, creo que en este punto deberías aclarar que son novelas románticas para adultos, aunque las dos estemos de acuerdo en que tienen otros muchos atractivos además del amoroso. No está bien dejar que los posibles futuros lectores se den de morros con escenas subidas de tono sin previo aviso, no crees?-. Aún con la resaca vacacional, me puse manos a la obra y de todos los libros que encontré sobre este género, el primero de esta autora era el único disponible en mi biblioteca de confianza. Y supongo que ese fue el principio de todo.

En cuanto a la autora y sus novelas, Sherrilyn Kenyon tiene varias series dentro de su bibliografía pero a mí la que me gusta y la que conozco es ésta. Reconozco que es una asignatura pendiente pues aún no he leído nada que esté fuera de los Cazadores Oscuros. En fin..., es cuestión de tiempo, todo es cuestión de tiempo.

Kenyon publicó a modo de prólogo de la saga, una primera novela titulada Un amante de ensueño, de hecho, el personaje de Julian es bastante representativo en las siguientes novelas. Recuerdo que esta fue mi lectura de las vacaciones de junio del año pasado, llevaba un tiempo importante intentando hacerme con él y la verdad es que me gustó mucho. Hace 2000 años, Julian de Macedonia fue un venerado y temido general espartano que quedó atrapado en un libro por una maldición que le obliga a ejercer de esclavo de aquella que le invoque. Ahora, Grace se deja convencer por su mejor amiga y pronuncia las palabras que le traerán una vez más a la vida para cumplir sus deseos. El problema es que Grace no tiene muy claro que la forma en que suelen tratar a Julian sea forma de tratar a una persona, un detalle que supondrá una desconcertante sorpresa para Julian.

Así que se puede decir que los Placeres de la Noche es la novela que abre la saga. La primera que leí y que me parece más especial, quizá porque fue la que me abrió las puertas a este mundo, recuerdo que mientras leía no encontraba el momento para parar y hacer las cosas normales que la gente normal suele hacer en su día a día, como dormir, comer, respirar, pestañear... Siempre será uno de mis favoritos por esa razón. En esta ocasión, Kyrian, antiguo príncipe y general macedonio, despierta un día encadenado a Amanda. Hay que decir que su unión es fruto de la confusión pues la que debería estar allí es su hermana gemela. Ella sólo quiere ser una mujer normal y llevar una vida normal aunque tenga que hacerlo en una familia nada normal, los Deveraux. El caso es que tendrán que aprender a convivir puesto que ahora Kyrian tendrá de proteger a Amanda de los ataques del demonio Desiderius. Una empresa difícil cuando los implicados son tan opuestos, más cuando Kyrian aún no ha sido capaz de superar su pasado y Amanda se ve en la obligación de ayudarlo.

Vale, viendo cómo me va creo que lo mejor será que publique hasta aquí y mañana siga. Sé que lo de las entregas es un rollo pero si no lo hago así corremos el riesgo de que esto se haga eterno. Además, creo que a partir del lunes podré escaparme poco. Lo hacemos así entonces.

Un saludo, Lola.

P.D: tenía muchas ganas de hacer una entrada así porque la verdad es que llevo ya un tiempo detrás de estos personajes. Claro que algunas de estas novelas las leí antes de empezar con el blog y cuesta ponerse al día con lecturas anteriores. Me da pena no poder ser más exacta o más precisa en ciertas cosas porque el tiempo y mi mala memoria me dejan en desventaja, y tampoco quiero desvelar más que lo justo por si alguien se anima.

Margari me preguntó si era una saga completa porque en la reseña de Atrapando un sueño, yo hablaba de la decimotercera entrega pero en realidad no creo que haya que entenderlo así porque en las primeras sí que hay una trama común de fondo y algunos personajes serán recurrentes en novelas posteriores, pero después la autora va intercalando historias de otros tipos de cazadores que en verdad son independientes y que ni siquiera responden a un orden. Así que sin miedo.

miércoles, 29 de junio de 2011

CADA SIETE OLAS. DANIEL GLATTAUER

Con un par de días de retraso, aquí está mi reseña. Es lo que tienen las vacaciones, dos días antes de irte toca hacer la maleta y dos días después de regresar deshacerla. Esto último suele ser más duro, la verdad es que no sé cómo no dura más tiempo, por eso de las depresiones postvacacionales... En fin, supongo que he tenido suerte al ponerme al día tan pronto.

Tenía esta novela pendiente desde el Continuará en Cada siete olas que ya se adelantaba en Contra el viento del norte, y no sabía muy bien qué esperar de ella así que supongo que por eso retrasé tanto su lectura, lo que sí tenía claro es que en algo debía ser distinta, si no, para qué molestarse en una segunda parte? y sólo podía ser distinta en una cosa.

No quiero extenderme mucho con el argumento porque:
1) Mirando en Internet (puede que sin querer o sin proponérmelo), me he dado cuenta de que mucha gente ya lo ha leído, por lo tanto saben de qué trata el libro.
2) A pesar de su rotundo éxito, soy consciente de que alguien habrá que aún no lo haya hecho. Pensando en ellos a)No quisiera meter la pata y contar más de la cuenta, b)Espero que al menos sí hayan leído la primera entrega, en caso negativo leer con cuidado el punto c) y c)El argumento, los protagonistas indiscutibles de esta historia son Emmi Rothner y Leo Leike que se conocieron, ya en la primera entrega, gracias a un mensaje de solicitud para la anulación de una suscripción a la revista Like y a un error de tecleo. Después de reincidir con una felicitación navideña colectiva, el intercambio de correos electrónicos se hace cada vez más frecuente y según evoluciona el contenido de esos emails, evoluciona la relación de ambos. Pero como no todas las historias tienen un final feliz, Leo se ve obligado a marcharse a Boston por diversos motivos, bueno, por diversos motivos, no, por uno sólo, huyendo de esta manera de todas las formas posibles en que se puede huir. Ahora para sorpresa de todos y de la propia Emmi, y después de varios Fw: AVISO DE CAMBIO DE DIRECCIÓN. EL DESTINATARIO YA NO PUEDE ACCEDER A SU CORREO. LOS MENSAJES NUEVOS SE BORRARÁN AUTOMÁTICAMENTE DE LA BANDEJA DE ENTRADA. EN CASO DE DUDA CONSULTE CON EL ADMINISTRADOR DEL SISTEMA, resulta que Leo ha vuelto y parece que el tiempo no ha pasado. Pero Leo no vuelve solo, trae consigo los sentimientos que un día desterraron. La cuestión es si se repetirá el mismo final.

Vaya! parece ser que todo se pega -la forma de escribir por puntos de Emmi es adictiva-. Sigo...

Mis impresiones, buenas o malas:
1)La novela me ha gustado mucho.
2)Me ha permitido darme cuenta de la importancia del lenguaje, del valor de la palabra escrita. Porque a)el autor consigue que con muy poquito sea fácil pensar en escenas, situaciones, sentimientos, estados de ánimo. Después de esto, yo digo: A la porra con lo de que una imagen vale más que mil palabras, y b)los protagonistas son capaces de cambiar o desarrollar varias veces sus frases con tal de escribir exactamente lo que desean (nadie dijo que expresar sentimientos fuera fácil). Pero el caso es que nunca antes fui consciente de las vueltas que se le puede dar a una misma idea, de los condicionantes que puede tener una sola situación.
3)Detesto, y ya van dos veces, perderme parte de la historia porque el autor sólo nos dé acceso a los correos que los dos protagonistas se envían, pero al mismo tiempo lo acepto como una parte importante del juego. Un precio que hay que pagar por la originalidad.
4)La historia ha despertado en mí muchos sentimientos, a) sorpresa, b) desesperación, c) exasperación, d) risa, e) tristeza. Seguro que se me olvida alguna.
Puntualizaciones a 4):
A c)cómo se pueden tener tan poco claras cosas que están tan, tan, tan...claras.
A d)me encanta la mordacidad de Emmi y muchas de las situaciones que provoca.
A e)algunos mensajes son tan fríos, cortantes y distantes que cuesta hasta leerlos.
5)No creo que ninguno de los dos haya evolucionado.
6)Aunque este final me parezca merecido, siento decir que me sigo quedando con el de Contra el viento del Norte. Quizá porque fue inesperado.
7)Esta novela me deja muchas frases, pero en especial las del último mensaje.

Qué pasa cada siete olas. Una de las mañanas que pasé en la playa, cada siete olas, volaba una sombrilla pero no puede ser eso, eso fue a causa del Viento del Norte. En la noche del San Juan, cada siete olas, un deseo, pero eso es una tradición. Creo que lo que pasa cada siete olas para mí seguirá siendo un misterio. Vale, Emmi tiene una teoría pero demasiado metafórica. Sólo sirvió para preguntarme si a lo largo de mi vida habré dejado pasar muchas séptimas olas, de algunas soy consciente por su evidencia pero cuántas más habrá habido.

Un saludo, Lola.


P.D no apta para los que no han leído el libro: Al poco tiempo de empezar con la novela me invadió una sensación extraña porque pensé que se volvía a tratar del mismo tira y afloja de los comienzos. El mismo tira y afloja de no tener las cosas claras. El mismo tira y afloja de no esperar lo mismo que el otro, de esperar más o menos que el otro... Pero en realidad es el tira y afloja del miedo. Miedo a empezar de cero y no saber cómo ni por dónde hacerlo. Miedo de no tomar la decisión correcta siendo conscientes de que las consecuencias afectarán a terceros. Una actitud muy honorable pero como queda demostrado nada real.

martes, 28 de junio de 2011

Asunto: La séptima ola

Aquí cuentan la historia de la indómita séptima ola. Las primeras seis son previsibles y equilibradas. Mantienen la continuidad. Seis intentos y siempre el mismo destino.

La séptima es imprevisible. Durante mucho tiempo pasa inadvertida, participa en el monótono proceso, se adapta a sus predecesoras. Pero a veces estalla. Siempre ella, siempre la séptima. Porque es despreocupada, inocente, rebelde, lo cambia todo. ¿Mejor o peor? Eso sólo pueden decirlo quienes fueron arrastrados por ella, quienes tuvieron el coraje de enfrentarla, de dejarse cautivar.


Página 178. Cada siete olas. D. Glattauer.

lunes, 27 de junio de 2011

Atrapando un sueño. Sherrilyn Kenyon

Ya estoy de vuelta y como prueba de ello, esta reseña. Como ya sabía antes de marcharme, El diablo puede llorar no iba a ser en esta ocasión, así que me decidí por Atrapando un sueño, a fin de cuentas no notaría la diferencia. Éste es la decimotercera entrega de la Saga Cazadores Oscuros, no sé si sabéis de ellos...

En resumidas cuentas y para no alargar esto en exceso, los cazadores oscuros son una especie de soldados inmortales creados por la diosa Artemisa para combatir a los diamons y proteger a los humanos de sus ataques, lo habitual es que fueran guerreros en la antigüedad, que murieran bajo traición y que invocaran a la diosa griega en busca de venganza, vendiendo su alma a cambio y pasando a su servicio. Por su parte, los diamons son unos seres parecidos a los vampiros aunque a mí no me lo parecen tanto, al menos no en origen, que un día fueron Apolitas, descendientes de la diosa Apolimia y maldecidos por Apolo a no poder salir a la luz del sol, tanto los odiaba que no quería verlos, y a morir una vez cumplidos los 27 años de vida. La única forma de dar esquinazo a esta sentencia de muerte es alimentarse de almas humanas, momento a partir del cual se convierten en diamons y en blanco de los cazadores oscuros.

Con el tiempo la cosa se ha ido complicando con leyendas y mitologías varias, con criaturas demoníacas, -demasiadas para mi gusto o para mi entendimiento-, dioses de otras culturas y otros tipos de cazadores. De hecho, el protagonista de esta historia es un Cazador onírico, otra especie de seres que viven en los sueños de los humanos y se encargan de su protección en ese plano. Sólo en dicho plano son capaces de sentir, -consecuencias de otra maldición-, por lo que hay algunos que frecuentan demasiado determinados sueños de determinados humanos. A éstos también hay que darles caza pues pueden agotar al humano del que se alimentan hasta la locura o la muerte. -Vaya, no me había dado cuenta de lo complicado que suena todo esto hasta que he empezado ha escribir sobre ello. Lo siento. De todas formas y por si os interesa he encontrado este blog que parece bastante completo http://cazadoresoscurosworld.blogspot.com, seguro que os aclara algo más-

Bueno el caso es que esta es la historia de Xypher, un cazador onírico al que se le ha permitido escapar de las torturas eternas del Tártaro durante un mes, tiempo en que vivirá entre los humanos aunque despojado de sus poderes. No tiene intención de regresar solo al infierno, en ese tiempo piensa dar caza a la mujer que lo traicionó y por la que lo condenaron, juramento que lleva tatuado en el bazo con su propia sangre. Claro que nadie dijo que fuera fácil.
Simone es una patóloga forense un tanto peculiar pues entre sus habilidades está la de comunicarse con los espíritus, de ahí que suela colaborar con el forense de la ciudad, habituado ya a las muertes extrañas y difíciles de explicar en sus informes por pertenecer a los escuderos de los cazadores oscuros, trabajo que se hereda de padres a hijos y que permite a los cazadores estar en contacto con el mundo de los humanos durante el día.
El destino, o los intereses de terceros, hace que Xypher y Simone se vean más que obligados a convivir gracias a unos bonitos brazaletes que les vinculan de manera vital, es decir que si muere el uno muere el otro, y que no les permiten separarse más que unos pocos metros porque si lo hacen mueren los dos. Así que en estas circunstancias no me negaréis que no serán normales los roces, más si el que te toca es el ser más desagradable y borde del planeta tierra pero al mismo tiempo uno de los más atractivos.

Pues eso, que el libro me ha gustado, muy en la línea de esta autora, he leído justo lo que quería leer y lo que sabía que iba a leer. Ha sido bastante emocionante, en esta entrega se desarrollan muchas acciones e intervienen muchos personajes, la mayoría nuevos pero otros ya conocidos de novelas anteriores, detalle que me encanta. Me he divertido mucho con el sentido del humor de ella y con la falta del mismo de él y con la relación que mantiene Simone con su amigo Jesse, el gran descubrimiento de esta historia. En cuanto al estilo de la autora es bastante ligero, ideal para estos días de calor, nada difícil de seguir aunque yo a veces me líe con mitologías, ascendencias y descendencias. Sí que a veces peca un poco de repetitiva, no en esta novela en concreto pero sí en alguna anterior, ya nos queda claro que el alma de él es un alma atormentada y condenada, que ella nunca ha encontrado el amor de su vida a pesar de que lo ha intentado en varias ocasiones, que su amor es imposible por razones que varían según la novela, pero en todos los casos se aman con locura, es decir, como en las doce anteriores. Ah! y últimamente la encuentro un tanto recatada, en cualquier caso, una pena. Así que sí, mi valoración para esta lectura es más que positiva.

Un saludo, Lola.

P.D. En la playa bien, ya desde la primera noche hice buenas migas con dos muelles, uno a la altura de la tercera costilla, con el que más he intimado, y otro justo en la pantorrilla derecha. Creo que los echaré de menos. Lo demás... genial.

P.D. 2: Dadme un par de días, lo justo para deshacer las maletas y os cuento sobre Cada siete olas ;)

jueves, 16 de junio de 2011

Vacaciones Junio 2011

Por fin este sábado viajo rumbo a playas alicantinas para pasar una idílica semana de vacaciones con la familia al completo, necesito unas vacaciones como el respirar, así que mucho me temo que durante ese tiempo esto estará un poco abandonado a su suerte. Volveré con noticias frescas -o con reseñas frescas que es más propio de lo que nos ocupa-, me llevo un par de libros en la maleta, Cada siete olas, porque quizá sentada en la tumbona, bajo la sombrilla y con factor de protección 50, descubra qué es lo que pasa cada siete olas, de hecho me encantaría que así fuera. Y desde hace semanas tenía pensado que el otro fuese El diablo puede llorar pero resulta que todo me hace sospechar que al final-en realidad tengo la certeza de que así será- se dará un pequeño cambio de última hora debido a su falta de disponibilidad y a mis escrúpulos más hitlerianos, tampoco es que me importe demasiado pues tengo en casa varios sin empezar de la misma autora esperando una oportunidad como esta. Sólo me queda decidir, a más tardar tendrá que ser esta noche porque esta noche me toca hacer la maleta -genial, Lola, dejando las cosas para última hora, te encanta trabajara bajo presión, eh? o quizá es el riesgo, el peligro?-.

Pues lo dicho, a portarse bien.

Un saludo, Lola.

miércoles, 15 de junio de 2011

Voy por...

...,y entonces me asalta la idea de que Clare lo sabe todo: nuestro futuro, nuestro pasado, todo, y tiemblo en la cálida estancia...

Página 215/598. La mujer del viajero en el tiempo. Audrey N.

No me parece justo, eso es jugar con ventaja. Es inquietante, me pone los pelos de punta.

lunes, 30 de mayo de 2011

LA HUELLA DE UN BESO. DANIEL GLATTAUER

El viernes terminé de leer este libro. Tenía que haber publicado la reseña antes pero tocaron trabajos forzosos en el paraíso, algo necesario pero que le vino fatal a mis alergias primaverales, en fin...es lo que tienen las obligaciones. Bueno, el caso es que compré el libro hace un par de semanas, -podría especificar incluso el día concreto porque teníamos fiesta en el trabajo, y mi compañera y yo decidimos que ir de compras sería una buena forma de celebrarlo. No tenemos muchos días de fiesta en el trabajo-. No es que me lo hubiera propuesto, no entraba dentro de mis planes aunque sí estaba en el itinerario, sólo quería verlo. No sabía que existía hasta que leí la reseña en Bitácora de mis lecturas, pero pasaba por allí y cuando quise darme cuenta ya estaba haciendo cola en la caja. Tampoco tenía pensado leerlo tan pronto, eso se lo debo a mi veguería. Esta semana no me sentía con fuerzas para cargar con otro libro de mayores dimensiones, ya tenía suficiente con madrugar, así que éste de bolsillo me venía perfecto. Además, no podía quitarme de la cabeza una portada tan sugerente en lo que a colorido se refiere.

También he de decir que Daniel Glattauer es un autor que me gusta, me parece original en el contenido y en la forma de sus novelas. Me gustó en Contra el viento del norte, incluyendo su controvertido final, creo recordar que por esa época prefería los finales no felices -menos mal que ahora me apetece el dulce, aunque suban mis niveles de azúcar en sangre, creo que de momento no es preocupante y me lo puedo permitir-, en ese sentido me pareció una pena que el autor estuviera trabajando en una segunda parte. Novela que por cierto ya tengo previsto incluir en mi maleta para mi semana anual de playa, es una tontería pero su título me pareció de lo más propio, Cada siete olas. En realidad, es una excusa barata porque lo cierto es que desde que se publicó está en el top ten de mi lista de pendientes.

Centrándonos en La huella de un beso. No espera, no puedo continuar sin antes decir que me ha sorprendido darme cuenta de lo importantes que llegan a ser los besos en lo que a amor se refiere, realmente están subestimados en la vida real. Ahora sí. La trama no tiene mucho de especial, Max es soltero y tiene un secreto, sobrevive con diminutos trabajos como escritor, sus días de gloria con "Babeando al viento" quedaron atrás, Kurt es su mascota y protagonista de "Una mirada fiel", un braco alemán de pelo duro difícil de poner en marcha, y Katrin es una joven ayudante de oftalmología que odia el día de su cumpleaños pues es la ocasión elegida por sus padres para presionarla en cuanto a amoríos se refiere. Sus vidas quedan conectadas como por casualidad cuando Max escribe un anuncio en Internet para buscar a alguien que cuide de Kurt mientras el huye del frío vienés en las Maldivas. La excusa perfecta para que Katrin pueda librarse este año de las tradicionales Navidades en casa de sus padres. Y ya estoy contando demasiado. Una historia de amor en toda regla, llena de encuentros y desencuentros, con carismáticos personajes secundarios aportados por ambas partes y que ayudan a los protagonistas a sacar lo mejor de sí mismos, es decir, que gracias a ellos, Max y Katrin nos hacen conocedores de las vivencias que les han llevado justo hasta donde están.

No estoy orgullosa de haberme reído a costa de Max en estados tan dramáticas y frustrantes para él como los pasados, pero es que resulta imposible no reírse de las situaciones y los disparates de esta novela. Tampoco es como para menospreciar el recorrido amoroso de Katrin, eso si que es tener ojo con los hombres. Y puede que cumplir años a ciertas edades resulte deprimente, pero si además cumples años en unas fechas que a mucha gente le resultan deprimentes y que a ti tampoco es que te deparen muchas alegrías, es difícil de sobrellevar.

Sólo le encuentro un pero, y no es el hecho de que no crea en amores que surgen de la nada en apenas tres email y dos citas que ni siquiera son citas, de hecho quizá por eso me gusta tanto leer sobre ellos, en realidad parece una forma de demostrar su existencia, el caso es que creo que al autor se le va un poco de las manos el secretillo/tengo fobia a los besos de tornillo -me hace tanta gracia este término, besos de tornillo, creo que no lo usaba desde mi más tierna adolescencia-, me pareció demasiado fácil su solución o quizá demasiado rápida para algo que estuvo ahí durante 25 años y no sé cuántos intentos de relación. Pero bueno, creo que antes o después, podré perdonárselo, quizá para el martes o el miércoles -hoy estás graciosilla, no, Lola? nunca había leído tanto chascarrillo junto-.

Por cierto, yo tampoco puedo hacer otra cosa que no sea adorar a Kurt, pero, puede un perro ser así? o es algo genético? quiero decir algo propio de los bracos alemanes de pelo duro, de su raza.

Para terminar y a título personal, sólo hacer un apunte, creo que, pese a haber disfrutado con la novela, si ese tipo de cosas me pasaran a mí, el tipo de cosas que le pasan a los protagonistas, no estaría preparada para ver el lado cómico de la situación. Max y Katrin parecen vivir con ello bastante bien, quizá sea la perspectiva del paso del tiempo.

En un día de lluvias como éste y sin nada más que añadir, creo. Un saludo, Lola.

P.D.: Una duda, Katrin tenía los ojos almendrados, no?